lunes, 12 de noviembre de 2012

Liam Gallagher analiza a Kurt Cobain

Da tranquilidad oírlo, se nota que no les afecta el éxito en absoluto, que sólo les importa la música. No quieren dejar que la popularidad les destruya su "jodida cabeza" como al "triste capullo" de Kurt Cobain: "que se joda, porque él sólo escribió una buena canción. Quien se tenga que volar los sesos es un ser blando. Aunque seas un carnicero, o un verdulero, cualquiera que se vuela los sesos es un capullo. Hay gente que no tiene dinero, y tienen problemas, pero no se vuelan la cabeza. Con su dinero podía haber solucionado sus problemas, podía haber cogido su guitarra y haberla tocado debajo de un jodido árbol. Liam Gallagher ha pasado por más mierda, y más problemas que ese jodido pajillero de Kurt Cobain. Yo aún estoy aquí... John Lennon pasó por más mierda y un jodido capullo de los Estados Unidos le mató. Kurt Cobain sólo era un pequeño grunge maloliente. Elvis nunca se pegó un tiro, sólo se murió. Kurt Cobain sólo tuvo un número uno por casualidad, en los Estados Unidos y en ningún otro sitio... Es que la gente me cabrea".

(Este extracto pertenece a una entrevista a Liam Gallagher, por aquel entonces vocalista de Oasis, publicada en Mondosonoro en 1997).



 


sábado, 10 de noviembre de 2012

Periodismo: El País como ejemplo de una crisis que puede ser mortal

Hay muchas cosas que agradezco a mis padres, como no puede ser de otra manera, pero una que hago especialmente es que siempre hubiera en casa un ejemplar de El País. Gracias a ello descubrí una profesión que adoro aunque ahora sólo me dé quebraderos de cabeza. Me enseñó una manera de ejercer el periodismo y se convirtió en un referente moral. Mi sueño desde niño no ha sido ser periodista, era ser periodista en El País.

#NoAlEREenElPais
Hoy este medio ha despedido a 129 trabajadores, muchos de los cuales han sido los maestros que no encontré en la facultad, lecturas obligadas y a la vez saboreadas con deleite. Enric González, Ramón Lobo, Cuéllar, Aitor Rivero, Valenzuela,... La lista de nombres tiene un valor asombroso. Cuesta creer que una empresa, porque al final un medio es una empresa que busca tener beneficios, decida prescindir de trabajadores tan cualificados.

Lo ha hecho aplicando la versión más dura de una ley injusta que tanto han criticado en sus páginas. Una ley que yo mismo sufrí en mis carnes y que sólo produce impotencia. Además, los periodistas afectados se han enterado un sábado por la tarde y mediante un correo electrónico. Deleznable.

Tengo una costumbre desde hace mucho tiempo: cada domingo bajo a la perra nada más despertarme y paso por el kiosco para comprar el periódico. Por supuesto, El País. Ya no lo haré. Un medio lo forman sus periodistas, aunque directores y directivos se esfuercen por negarlo, y sin ellos pierden su identidad. Por ello, este El País ya no será nunca más el diario que yo conocí, del que tanto aprendí y con el que tanto disfruté.

Como ya he escrito alguna vez, en muchas ocasiones me asalta la duda de si el periodismo será capaz de superar esta gravísima crisis que sufre. La herida que tiene parece mortal. Estoy seguro de que nada será igual. Estoy seguro de que, después de este sábado, El País nunca será el mismo.

Mucho ánimo a todos los compañeros afectados.

#NOALEREENELPAIS